Es un recurso renovable de rápido crecimiento, de fácil establecimiento de plantación, mantenimiento y cosecha. A nivel global se procesa como materia prima para infinidad de usos, incluyendo construcción, muebles, objetos, textiles, carbón, papel, y alcohol en base a sus ventajas comparativas con otros recursos.

Actualmente se posiciona en el mundo como una de las materias primas con más proyección para el futuro. Entre sus ventajas se destacan sus: beneficios medioambientales como recurso renovable de rápido crecimiento, fácil establecimiento y plantación; características productivas como material de fácil manipulación, almacenamiento y transporte; y propiedades físicas dada su resistencia a la tensión superior a la del hierro. Estos aspectos hacen de él una opción interesante para crear soluciones en el plano ambiental, social y económico.

El bambú es considerando como un elemento clave contra el cambio climático ya que fija más CO2 que cualquier otro árbol en el mundo, generando 35% mas de O2 que un bosque de árboles.

Si lo evaluáramos en términos de producción, la energía que utilizaríamos para procesarlo en general sería mucho menor que cualquier otro recurso al momento de utilizarlo en la construcción, producción de objetos, energía entre muchos otros.